Fauna Autóctona / Mamíferos

Que hacer si atropello a un jabalí

© Google
© Google

El atropello de jabalís desafortunadamente es algo común en carreteras de zonas rurales o cercanas a cotos de caza. Estos animales salvajes pueden llegar a ser muy grandes y comúnmente causan accidentes graves con destrozos importantes en los vehículos, causados no solo por el arrollamiento del jabalí sino por los volantazos, invasiones del otro carril y colisiones que pueden ocurrir a raíz de ello.

Asimismo, a la hora de buscar responsables del siniestro en muchas ocasiones se convierte en una situación peliaguda.

 

Pasos a seguir:

 

1. Lo primero que deberás hacer si atropellas a un jabalí -o más de uno, porque es común verlos en manada- será tratar de mantener la calma y avisar a las autoridades de tráfico de tu comunidad autónoma. De este modo, la Policía podrá dar fe del siniestro y del animal causante del accidente.

 

2. Asimismo, deberás ponerte el chaleco reflectante antes de bajar del vehículo y colocar los triángulos de señalización para advertir a otros conductores que te encuentras parado en la calzada.

 

3. En caso de que el jabalí haya muerto o no haya logrado llegar vivo muy lejos, será fundamental no tocarlo ni moverlo para que la autoridad policial pueda especificar en el atestado cómo se ha producido el atropello y de dónde procedía el animal. Del mismo modo, es recomendable tomar fotos -con el teléfono móvil por ejemplo- para que haya pruebas gráficas de lo ocurrido.

 

4. A la hora de retirar el cuerpo del animal de la calzada, las mismas autoridades de tráfico serán las encargadas de hacerlo o, si sigue herido pero vivo, los agentes forestales se deberán ocupar de llevarlo a un centro de recuperación de fauna salvaje.

 

5. En cuanto a quién será el responsable y deberá hacerse cargo de los daños causados por el jabalí, en España es necesario remitirse a la disposición “Responsabilidad en accidentes de tráfico por atropellos de especies cinegéticas” de la Ley 17/2005, de 19 de julio.

 

6. De este modo, se contemplan diversas situaciones en las que el responsable puede ser:

  • "El Conductor del vehículo cuando se le puedan imputar incumplimiento de normas de circulación." De este modo, si se demuestra que has incumplido alguna norma como pudiera ser el límite de velocidad en dicha vía, deberás hacerte cargo directamente de la reparación de tu coche.
  • "Los Titulares de aprovechamientos cinegéticos o, en su defecto, a los propietarios de los terrenos, cuando el accidente sea consecuencia directa de la acción de cazar o de una falta de diligencia en la conservación del terreno acotado.", por lo que se deberá hacer cargo el coto de caza al que perteneciera el jabalí únicamente en caso de que se estuviera llevando a cabo alguna acción de caza en ese momento (aguardos, recechos, batidas, ganchos o monterías) o si el mantenimiento del coto no es adecuado para evitar que los animales irrumpan en la vía.
  • "El titular de la Vía Pública o el concesionario encargado de su mantenimiento, cuando el accidente se deba a la falta de conservación de la vía". Tan solo podrás reclamar al Estado o la empresa concesionaria si se demuestra una falta de señalización o vallado.

7. "El titular de la Vía Pública o el concesionario encargado de su mantenimiento, cuando el accidente se deba a la falta de conservación de la vía". Tan solo podrás reclamar al Estado o la empresa concesionaria si se demuestra una falta de señalización o vallado.

 

8. El procedimiento a seguir para reclamar responsables será interponer una reclamación civil por la Responsabilidad Civil a través de un procedimiento civil ordinario o verbal, en base a la cuantía a reclamar por los daños causados por el jabalí.

Cómo actuar si el animal se cruza en la  carretera

 

Lo más habitual es que cuando atravesamos una zona en la que es posible que aparezcan animales en la carretera dicho tramo esté debidamente señalizado, aunque no siempre es así. Son señales triangulares -que indican peligro- con un ciervo saltando dibujado en el centro de la placa metálica que nos pone en alerta. En una situación como esta, hay que extremar precauciones, aminorar la velocidad y estar atentos a la carretera porque detrás del primer animal puede ser que surjan otros más. Si es de noche y el tramo carece de iluminación conviene poner las luces largas siempre que sea posible para disponer de más tiempo en caso de avistar un animal a lo lejos.

 

En caso de no poder evitar una colisión, con un animal de esta envergadura y de este peso en la carretera, ¿qué debemos hacer ante una situación así? ¿Cómo hemos de actuar, chocar frontalmente contra él o esquivarlo? El Real Automóvil Club de España (RACE) nos saca de dudas y nos aconseja cuál es la decisión más correcta.

 

La mejor forma de actuar es “intentar no dar un volantazo, a pesar de que instintivamente es lo que hace el 50% de los conductores para evitar el atropello contra un ser vivo, según se desprende de una encueta realizada por el propio RACE con más de 1.300 conductores. Hay que mantenerse en el carril sin hacer movimientos bruscos y frenar a fondo para llegar al impacto a la menor velocidad posible”. Todas estas operaciones debemos hacerlas sujetando firmemente el volante. 

 

Un volantazo puede provocar “una invasión del carril contrario y un choque frontal contra otro vehículo; una salida de vía con posibilidad de impactar contra objetos rígidos, como árboles o rocas; o un vuelco”. En este caso las consecuencias pueden ser funestas para el conductor y sus acompañantes y para los ocupantes del vehículo que circula en sentido contrario.

 

En la siguiente gráfica, la Dirección General de Tráfico (DGT) muestra como actuar:

Comparte este artículo en las redes sociales: