Los golpes de calor

© Google
© Google

Durante la época de verano es importante tener en cuenta que los perros perciben el calor de una forma diferente que los humanos y que son más sensibles a las altas temperaturas.

 

Por este motivo para los propietarios de perros de tomair ciertas precauciones para evitar un golpe de calor. La Fundación FAADA da algunos consejos para que nuestra mascota no sufra.

 

Los síntomas:

 

  • No tienen ganas de moverse.
  • Su respiración es agitada, rápida y costosa.
  • La boca y el hocico están secos.
  • Las mucosas de las encías y de la conjuntiva están azuladas o enrojecidas.
  • Temblores musculares e incluso vómitos.
  • Frecuencia cardíaca acelerada.
  • Movimientos lentos o tambaleantes.

 

A raíz de estos síntomas, si el animal no es tratado a tiempo, puede que esta dolencia se agrave y

 

  • Le aparezcan pequeñas manchas de sangre en la piel.
  • Padezca una hemorrágea gastrointestinal.
  • Sufre una insuficencia hepática o renal.
  • Se vea afectado por un endema celebral.
  • Le fallan los órganos.

 

¿Qué hacer?

 

  • Lleva al animal al veterinario a la menor sospecha.
  • Si no puedes,  trata de bajar la temperatura corporal de tu animal, pero no de cualquier manera:

 

  1. Llévalo a un sitio fresco y aplica frío en las zonas más importantes: cabeza, cuello, las ingles y axilas. Así  refrescas  la sangre que va hacia el cerebro, evitas un posible daño cerebral, y bajas la velocidad de la respiración.
  2. Pon al animal bajo un chorro de agua (no muy fría) y humedécele la boca sin obligarle a beber. Cuando se normalice su respiración, puedes sacarlo de debajo del agua pero controla su temperatura. Cuando quiera beber, déjale, controlando que no beba mucho de golpe.
  3. Si quieres que el frío le cale rápido, puedes ayudarte de un ventilador o le puedes pasar cubitos de hielo por la nariz, las axilas y por los lados del cuello.

 

Lo que NO hay que hacer:

 

  • Cubrir o envolverle con toallas, de esta manera el calor sube en vez de salir.
  • Utilizar agua completamente helada, ya que le podemos dañar el cerebro.

 

Como prevenir el golpe de calor:

 

  • Dale de beber  regularmente para evitar la deshidratación. Renueva el agua  a menudo y adminístrala en poca cantidad.
  • Nunca dejes  al perro o gato encerrado dentro del coche o en una habitación pequeña sin ventilación
  • Saca a pasear a tu perro en los momentos de menos calor y evita que haga mucho ejercicio.
  • Cuando esté al exterior, asegúrate de que hay una sombra donde se pueda cobijar.
  • En verano, dale la comida por la noche para facilitarle la digestión. No te extrañes si tu animal come menos de lo habitual. Es normal.

 

Fuente: Fundación FAADA

Comparte este artículo en las redes sociales: