Consejos sobre la leucemia felina

© Google
© Google

El virus de la leucemia felina (VLFe, FeLV en inglés) es un retrovirus que infecta a los gatos. El VLFe se transmite entre los gatos infectados a través de la saliva o las secreciones nasales. Si no es derrotado por el sistem inmune del animal, el virus puede llegar a ser mortal. Este virus causa un tipo de cáncer de las células sanguíneas, los linfocitus, es decir una leucemia.

 

Signos y síntomas:

 

Los signos y síntomas de la infección del virus de la leucemia felina son bastante variados e incluyen pérdida de apetito, deficiencias en el pelaje, infecciones de la piel, la vejiga y el tracto respiratorio, enfermedades bucodentales, convulsiones, linfadenopatía(inflamación de los ganglios linfáticos), lesiones de la piel, fatiga, fiebre, pérdida de peso, estomatitis, gingivitis, dejar de usar la caja de arena, pancitopenia, aseo pobre, enfermedades bacterianas y virales recurrentes, anemia, diarrea, e ictericia.


Transmisión:

 

Los gatos infectados con VLFe pueden ser focos de la infección. Los gatos se pueden transmitir el virus entre ellos a través la saliva, el contacto sexual, las mordeduras entre gatos, a través de una caja de arena o un plato de comida usado por un gato infectado (raramente ocurre). Además la gata puede transmitir el virus a sus cachorros durante la gestación y por medio de la lactancia. La transmisión está relacionada con el subgrupo al que pertenezca el virus (véase más abajo).

 

Inicialmente se creía que el virus VLFe podría sobrevivir sólo 2 horas en una ambiente seco, y 48 horas en un ambiente húmedo. (por ejemplo, la caja de arena). Una nueva ponencia publicada por los veterinarios de universidad Cornell, titulada "¿Puede el virus VLFe sobrevivir en el ambiente?" estableció una relación entre el VLFe y el VIH (Virus que puede sobrevivir durante numerosas semanas y es estructuralmente similar al VLFe). Por la ausencia de alguna investigación de importancia respecto a la supervivencia del virus en el ambiente, se tiene que tener cuidado aunque la supervivencia no sea muy larga.

 

El VLFe causa la inmunosupresión en gatos domésticos, y hay también evidencias de la existencia del virus en grandes poblaciones de felinos salvajes (por ejemplo el lince, el guepardo, y el león). Abrumadoras evidencias epidemiológicas sugieren que VLFe no se transmite a los humanos ni a los perros. Esta afirmación se basa en el hecho de que un perro doméstico de cada cinco vive con un gato, aproximadamente, y todos los gatos domésticos viven con humanos (unos 60 millones de gatos domésticos en los EE.UU.) y no se conoce ninguna infección. Es un virus específico de los felinos y no infecta a otros animales, tales como perros (de hecho, al parecer no hay ninguna versión canina de esta enfermedad).

 

Aproximadamente el 0,5% de los gatos domésticos portan permanentemente el VLFe, aunque muchos más gatos (>35%) tienen anticuerpos IgL específicos lo cual indica que han estado expuestos anteriormente al virus y ha desarrollado inmunidad en lugar de la infección. La transmisión del VLFe se produce principalmente a través de la saliva durante los comportamientos agresivos (mordiscos/luchas) o los intercambios de fluidos corporales en los contactos sexuales. Se cree que los demás contactos sociales tales como compartir comederos o los cuencos del agua y el aseo mutuo, representan un bajo riesgo de trasmisión. Los gatitos pueden nacer con el virus, habiéndolo contraído de su madre en el útero.

 

La incidencia de la infección es mucho mayor en los gatos de ciudad, callejeros o mascotas, que en los gatos rurales. Esto se debe a la densidad de población y la cantidad de contactos que los gatos tienen unos con otros.

 

Existen cuatro subgrupos de VLFe: A, B, C y T, pero sólo el subgrupo A se transmite entre los gatos. Los otros subgrupos surgen de novo y como resultado de la recombinación con una secuencia de ADN felino endógena. Lo que indica que este virus es muy antiguo puede haberse adaptado a los gatos hace más de 10 millones de años.

 

Los subgrupos se definen basándose en la interferencia viral y en la gama in vitro de huéspedes. Las diferencias se deben al polimorfismo en la glicoproteína gp70 con el más alto nivel de divergencia situado en la región de gp70 que se cree es el que interactúa con el receptor celular. En una célula infectada, se cree que el gp70 bloquea los receptores virales, por lo que previene de nuevas infecciones del mismo subgrupo.

 

Prevención:

 

Existen vacunas contra el VLFeLV (Código ATCvet QI06AA01 y varias vacunas combinadas), aunque ninguna de las vacuna actualmente disponible ofrecen una protección del 100% contra el virus. También se han registrado efectos secundarios graves como consecuencia de la vacunación contra el VSFe, en particular, un pequeño porcentaje de gatos que recibieron vacunas del VLFe desarrollaron posteriormente sarcomas asociadas a la vacuna, un tumor agresivo, en el lugar de la inyección. El desarrollo de sarcomas con el uso de la antigua vacuna contra la VLFe y otras puede deberse a la inflamación causada por adyuvantes de aluminio de las vacunas.Hay que señalar que no se ha demostrado la causalidad entre los sarcomas y la vacunación, y que hay ninguna diferencia estadística demostrada entre la prevalencia de sarcomas en los animales vacunados con las vacunas adyuvadas o las no adyuvadas, y que la incidencia de los sarcomas es significativamente más baja en Europa y gran Bretaña que en los EE.UU., a pesar de usar vacunas similares.


Merial produce una vacuna recombinante que consiste en virus de la viruela del canario con genes gag y env de VLFe. Se cree que es más segura que la antigua vacuna, ya que no requiere un adyuvante para ser eficaz. Aunque se trata de un virus vivo, al ser su anfitrión original un ave no se replica en mamíferos. Sin embargo, no ha demostrado reducir la incidencia de sarcomas en cualquier estudio clínico o de campo.

 

Dado que el virus de la leucemia felina es muy débil y muere a las dos horas en un ambiente seco, la incidencia de transmisión se reducirá considerablemente si la caja de arena se mantiene sin restos húmedos entre usos. Un método consiste en quitar todos los restos húmedos después de cada uso, sin embargo, esto a veces no es práctico. Otra opción es un arenero especializado de tres partes que utilice o bien un sustrato de mazorca de maíz o arena de semilla de cártamo en una unidad ranurada en la parte superior, que permite que el líquido drene en un depósito que se vacíe con regularidad. El material de la cama se seca rápidamente al aire, matando al virus rápidamente. Este arenero fue originalmente diseñado para los gatos diabéticos, para permitir las inspecciones periódicas de los niveles de azúcar en el sistema del gato. Por coincidencia la caja también ayuda a prevenir la infección por VLFe entre los gatos domésticos.

 

Fuente: Wikipedia

 

 

Comparte este artículo en las redes sociales: