Fauna Autóctona / Aves

Prohibición de destrucción de nidos

Golondrinas, aviones y vencejos son aves protegidas por las leyes europeas y nacionales (Directiva Europea de Aves y Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial). Además, la legislación ambiental nacional también protege a las crías y los huevos, y prohíbe expresamente “la destrucción o deterioro de sus nidos” o “La destrucción del hábitat” (Ley 42/2007), de manera que si se si destruyen los nidos se estarían infringido varias leyes, y se estaría cometiendo una infracción “grave”, sancionable con multas de 5.001 a 200.000 euros.

 

Hay que recordar que nadie puede retirar los nidos una vez que están instalados, salvo que se solicite una autorización excepcional del organismo autonómico competente en medio ambiente. Y, en tal caso, sólo podría hacerse bajo unos supuestos muy concretos, siempre cuando no tiene lugar la época de cría y si no existe una solución satisfactoria a la retirada del nido.

 

Por otra parte, cualquier ciudadano podría denunciar ante las autoridades aquellos casos en los que observe que alguien está impidiendo el acceso de estas aves a los nidos, con redes u otros dispositivos, o bien si observa que tapan los orificios de entrada a los lugares de refugio o de cría o directamente destruyen los nidos, tengan o no crías dentro.

 

Si eres conocedor de alguna infracción de este tipo, ponte en contacto con nosotros para poder realizar la correspondiente denuncia.

 

Recuerda que nuestro ámbito de actuación es únicamente dentro de la comarca del Baix Llobregat de la Comunidad Autónoma de Catalunya. 

 

Enlace al formulario de denuncia de infracción medioambiental

 

¿Por qué se destruyen los nidos?

 

Los aviones y las golondrinas construyen sus nidos de barro en aleros, esquinas, porches o garajes. La presencia de estos nidos puede causar molestias por suciedad o ruido que se solucionan, en numerosos casos, destruyendo los nidos de forma ilegal por parte de los propietarios, comunidades de vecinos o personal de mantenimiento de los edificios.

 

Otras especies como vencejos, gorriones o cernícalos primilla aprovechan rendijas o huecos en fachadas o tejados, que desaparecen cuando se acometen obras de reforma o rehabilitación de edificios o monumentos. Además, muchos de estos nidos están situados en edificios antiguos, que están desapareciendo y siendo sustituidos por otros nuevos que raramente ofrecen lugares aptos para la nidificación de estas aves.

 

Por lo que respecta a las cigüeñas, la retirada de sus nidos, huevos o pollos, tienen su origen en las potenciales afecciones a los edificios o estructuras en las que sitúan sus nidos o por los riesgos de caídas de nidos sobre la vía pública, dado que pueden alcanzar un considerable peso y dimensiones.

 

Soluciones para la convivencia   

 

Existen medidas alternativas satisfactorias a la retirada de nidos para la mayoría de las molestias o problemas que provoca la presencia de nidos en edificios y estructuras. La suciedad producida por las golondrinas se puede paliar con la colocación de una simple balda o bandeja de protección bajo los nidos e incluso, si se considera necesario, con una limpieza periódica de la zona en la que se sitúa.

 

Para las colonias de  aviones, que suelen hacer numerosos nidos en una misma fachada, existen empresas que comercializan sistemas de recogida de excrementos que, al ser una solución definitiva, son más económicos que la retirada de los nidos, puesto que es bastante probable que las aves vuelvan a reconstruir los nidos en años posteriores. En algunos casos, también es suficiente con realizar una limpieza periódica de la fachada o el suelo.

 

En el caso de los nidos de cigüeña, solo es preciso retirar los nidos en casos puntuales, ya que la mayor parte de estas incidencias son fácilmente resueltas mediante sencillas tareas de mantenimiento como las que se llevan a cabo en algunos municipios sensibilizados con la conservación de la especie. Una de las soluciones más recurrentes consiste en rebajar el peso del nido fuera del periodo de cría y retirar parte de los materiales. También existen estructuras en forma de cesta que permiten a las aves construir sus nidos evitando daños en la cubierta. Debido al tamaño y peso de los nidos, siempre hay que contar con el asesoramiento o apoyo de especialistas.

 

Con respecto a las obras de rehabilitación y reforma, bastaría con mejorar el conocimiento de las aves que usan los edificios para criar y establecer protocolos para compatibilizar su conservación con las obras.

Comparte este artículo en las redes sociales: