Que hacer cuando te encuentras a una cría de ave

Estos son los mejores consejos para las personas de buena voluntad que se encuentran en primavera con crías de aves fuera de sus nidos

Por Jose Luis Gallego

© Animales unComo
© Animales unComo

Este año la cría de las aves silvestres va muy adelantada. Tanto que en algunas de las especies más comunes buena parte de los pollos de la primera puesta ya están volanderos. Debido a ello es muy probable que esta semana santa, en alguno de nuestros paseos primaverales por el campo, nos tropecemos con alguno de ellos correteando por el suelo. Y mucha gente se preguntará, si eso es así, ¿Qué puedo hacer para ayudarle? La respuesta es muy sencilla: nada. Déjalo en paz. Sigue tu camino. No lo cojas.

 

 

 

 

 

 

Porque con casi toda seguridad no está solo ni desamparado: sus padres están vigilándolo. Esa intranquilidad que muestra es fruto de tu presencia. No pía de hambre, ni de dolor, sino de miedo. Del terror que le provocas. Por eso lo mejor que puedes hacer es apartarte de él y seguir tu camino: nada de echarle el jersey para “salvarlo”, porque si lo capturas será un rapto y lo más probable es que acabe fatal.

 

Los daños causados a la avifauna silvestre por esa incontinencia sentimental son considerables. Cada año mueren miles de pollos capturados en el campo y confinados en el interior de una caja de cartón o una vieja jaula recuperada del trastero. El afán de prestarles ayuda al entender erróneamente que estaban abandonados acaba provocando un terrible doble disgusto: el primero el de los padres, que comprueban con impotencia y horror como se llevan a su hijo. Y el segundo el nuestro, al caer demasiado tarde en la cuenta de que hubiera sido mejor dejarlo donde estaba.

 

De nada ha servido envolverlo en la toalla de rizo, colocarle un cuenco con migas de pan con leche. Porque el pollo es insectívoro, no come sino del pico de sus padres y no temblaba de frío, sino de pánico. Es cierto, no debimos cogerlo.

 

Avisar a los expertos

 

Si hubiera sido un pollito recién caído del nido, todavía sin plumar, y en el caso de que las hormigas no hubieran cumplido con la misión que les corresponde en la cadena trófica, deberíamos haber localizado su hogar para depositarlo de nuevo en su interior. Pero nunca llevárnoslo.

 

En el caso de encontrarnos con un ejemplar adulto de un ave herida, lo mejor es avisar a los Agentes Rurales o Medioambientales de nuestra comunidad a través del 112: ellos son los mejores enfermeros del campo, conocen el protocolo que requiere cada especie y los pasos a seguir para trasladarlo a un centro de recuperación y ser atendido por especialistas.

 

Llamar al 112. Eso es lo mejor que podemos hacer al encontrarnos un animal herido. Muy fácil de memorizar: 1+1: 2. Todos los que salimos habitualmente al campo lo llevamos grabado en el móvil: una columna de humo, unos disparos en época de veda, un vertido incontrolado, una tala indebida, o un animal herido. Los agentes medioambientales son el comodín de ayuda ante cualquier percance en el campo.

 

La organización conservacionista SEO/Birdlife, que vela desde hace años por la conservación de las aves silvestres y sus ecosistemas, se ha sumado a la campaña internacional Spring Alive de ayuda a las aves silvestres www.springalive.net. Si quieres actuar de la manera más adecuada cuando te encuentres a un pollo en el suelo, sigue los consejos de SEO/Birdlife.